Mis tesoros

Lilypie Kids Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

jueves, 8 de marzo de 2018

Yo hoy no hago huelga

Leyendo el blog de Adijirja, al comentar su entrada de hoy, me he dado cuenta que realmente estaba escribiendo un post, así que aquí está. Ella dice que hace huelga y al leer sus argumentos iba pensando que, precisamente por esos argumentos, yo no hago huelga.

Yo creo que todo esto no es cosa de un día, sino que es cosas de TODOS los días, de educar, con el ejemplo, con la palabra y sobre todo con la ACTITUD. No creo que se resuelva nada porque un día no vaya a la oficina, nadie se va a encargar de mis tareas si yo no voy, mañana me las voy a encontrar esperando y encima habré perdido un día de sueldo, no me compensa.

En casa, pasa algo parecido, no voy a dejar de hacer cosas, de ocuparme de mis hijos, desgraciadamente a mi marido no le enseñaron a hacer las cosas de casa, no sabía fregar, ni barrer y a día de hoy su idea de "hacer la cama" difiere bastante de la mía, pero hemos conseguido llegar a un consenso, cada uno hace en el día a día lo que mejor se le da y para el resto contratamos a alguien que lo hace por nosotros.  ¿Por qué voy a dejar que él cocine y comer a disgusto? cuando a mí me encanta cocinar y lo disfruto.  Ello no quita que también hay días que se encarga él de la cena, unos huevos fritos o unas salchichas...

Yo soy afortunada y nunca he tenido que enfrentarme a un jefe acosador y no me he sentido infravalorada por el hecho de ser mujer, todo eso habiendo estudiado una ingeniería, "una carrera de chicos". Siempre me he ganado el respeto de mis compañeros con mi trabajo, primero en la universidad y luego en mi puesto de trabajo, no me van a respetar más porque hoy no venga a trabajar. 

En las pocas situaciones en las que ha habido algún tipo de comentario fuera de lugar, he sabido con una mirada o un comentario irónico poner en su sitio al "macho" de turno, ha sido consciente de su ridículo y no ha repetido la "hazaña".

Soy de la opinión que hombres y mujeres no somos iguales, físicamente es obvio, pero psicológicamente tampoco, no somos ni mejores ni peores, simplemente somos diferentes, reaccionamos de forma distinta, lo cual nos hace complementarios. Todo ello no quita para que tengamos los mismos derechos, TODOS somos personas, cada uno con unas capacidades y unas fortalezas. Valoremos pues lo bueno de cada uno, independientemente de que seamos hombres o mujeres.

Lo importante también de un día como el de hoy es que podamos elegir, si hacer o no huelga.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Sin noticias

Decía mi abuela que quien espera, desespera... y eso es lo que me está pasando a mí, pasó Enero, termina Febrero y en la empresa no me han dado respuesta a mi dossier, ni un comentario, ni una reunión, nada de nada. 

La verdad es que no me esperaba esto, pensaba que al menos me convocarían a una reunión en la que me dirían que lo estudiarían y luego dejarían pasar el tiempo. Mucho me temo que la jefa no lo ha escalado, no se ha atrevido a abrir la caja de Pandora, creo que por un lado es consciente de mis merecimientos, pero por otro no se atreve a modificar el status quo de la oficina, el abrir la puerta al teletrabajo da mucho miedo a la dirección de la empresa, desgraciadamente seguimos viviendo en una sociedad presentista, de calentar la silla, independientemente del rendimiento.

No sé que paso debo dar, si seguir esperando, si decirla algo de forma informal al cruzarnos en las escaleras o en la zona de café, o hacerlo de manera más formal mandando un correo indicando que sigo esperando una respuesta.

Tampoco tenemos noticias para mi marido, ni del último trabajo que tuvo, ni de la entrevista que ha hecho, que se suponía que decidían algo el día 26/febrero. Lo del último trabajo es una auténtica guarrada, ni siquiera ha cobrado la nómina de Diciembre, ni la liquidación, que se suponía se lo ingresaban el 10 de enero, menos mal que no le renovaron, porque los poquitos compañeros que quedaban han cobrado Diciembre a mediados de Febrero, nos toca denunciar y meterlo por el juzgado, con abogado y todo, porque a la conciliación ni siquiera se presentaron, al menos tiene todos los papeles y ha podido gestionar el paro, algo es algo, porque a algunos de sus compañeros que se han ido no se los han dado.

En fin, este final de Febrero está siendo un poco pof, yo creo que se me están acabando las energías, las he gastado todas en preparar el cumple de mi niño, los disfraces de la fiesta de carnaval del cole y colaborar en el proyecto de este trimestre de la clase de mi hija.

El plan del cumple fue peli + pizza, aunque con eso de que se habían acabado las navidades, cambiaron la cartelera y casi no había películas para elegir, finalmente fueron a ver "Star War" y la niña decidió organizarse unos planes a su medida, no se quería perder su clase de baile y me planteó lo siguiente: yo la llevaba a baile y me iba al cumple con su hermano, su madrina se encargaba de recogerla y la llevaba a su casa a pasar la tarde, cuando acabara el cumple la recogíamos, ¡aún no ha cumplido los 6 años y ya tiene claro lo que la gusta, lo que no y como proponer alternativas! ni que decir que la madrina estaba encantada con el plan y alucinó cuando la dije que era idea de la peque.

El tema manualidades nunca se me ha dado bien, ni lo he disfrutado, me agobia mucho y los resultados no suelen estar a la altura de mis expectativas, ¡exigente que es una! así que entré en shock cuando recibí el correo de la profesora de mi hija indicando que el proyecto era "El Polo" y nos mandaba algunas ideas para colaborar (pingüinos, iglús, ...) porque además la fecha límite era a la vuelta de los 2 días de carnaval que no tenían cole, vamos, que se me juntaba retocar el disfraz de móvil retro que hice al niño para la fiesta de disfraces de este verano, con preparar algo para el proyecto. Tiré de internet, compré cartulina, goma eva, témperas y pegamento....y pensé: "al menos lo voy a intentar". 

Para el móvil retro que habíamos hecho con una caja, preparé unos números de goma eva, porque los que había pintado este verano estaban muy chuchurríos y me ayudó mi niña a retocar la pintura de las teclas. El destinatario del disfraz, o sea mi niño, no estaba muy por la labor de ayudar con las pinturas, creo que pensaba que tampoco esta vez iba a conseguir premio. Lo cierto es que no quedó ninguna maravilla, pero mi niño consiguió premio en la fiesta de carnaval del cole (una bolsa de chuches y un peluche que regaló a su hermana) y estaba feliz, ¡mereció la pena el esfuerzo! La niña estrenó el disfraz de Lady Bug que la trajeron los RRMM en casa de la madrina

Para el proyecto del Polo, miré, busqué...pensé...y al final me decidí por hacer 2 pingüinos con 2 botellas de leche, cartulina y goma eva, aquí me gustó más el resultado final. La idea de la corona rosa fue de mi niña, que participó activamente de todo el proceso, recortó los ojitos de los pingüinos, me ayudó a pegar. Además preparé un esquimal en plan photocall, descargué una imagen de un esquimal que nos había mandado a profe, con photoshop la hice grande (110 cms), la imprimí en folios y los fui pegando en un cartón, con muuuuuuuuuuuuuuucha paciencia. No quedó perfecto, pero mi niña estaba encantada.


miércoles, 10 de enero de 2018

Empezando 2018

2017 no fue un mal año, de hecho de los últimos 10, fue uno de los que se puede considerar tranquilo, con rutina, papi con trabajo y sin muchos sobresaltos, a pesar de que Diciembre fue una locura de mes y hasta tuvimos que comprar una lavadora nueva.

2018 empezó fenomenal, con unas vacaciones a Valencia, ya que este verano no pudimos escaparnos ni siquiera un fin de semana, porque papi trabajó todos los sábados y la mayoría de turno de tarde. 

Han sido poquitos días, pero los hemos disfrutado a tope y nos hemos quedado con ganas de conocer más cosas de Valencia, en este viaje nos hemos centrado sobre todo en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la verdad es que cuestan una pasta las entradas, pero merece la pena, los peques lo han disfrutado un montón y justo cruzamos Madrid antes de la nevada que hubo. 

Yo necesitaba realmente desconectar, olvidarme por unos días de planificar horarios, comidas, cuadrar las actividades de los niños... porque las últimas semanas casi lo tuve que hacer todo sola por los horarios tan horrorosos que tuvo mi marido en el trabajo.

Pero me temo que fue volver a casa y se acabó lo fenomenal, al papi no le han renovado el contrato, así que vuelve a estar en la lista del paro y yo estoy otra vez atacada perdida por sentir sobre mis hombros el peso de la responsabilidad.

En mi trabajo las cosas al menos están tranquilas, aunque no lo quiero decir muy alto, no vaya a ser que se me complique todo también. Me han dado un plus a final de año, como premio a mi trabajo en el nuevo proyecto, nada del otro mundo, pero nos ha dado casi para pagar las vacaciones. Casi nadie en la empresa daba un duro por mí en el nuevo proyecto y ahora todos se quieren poner la medalla de que confiaban en mi valía para el puesto.

Tras la charla con la jefa que me comunicó lo del plus, en la que aproveché para tratar temas como el teletrabajo o el sueldo, he presentado un dossier con los proyectos, retos y responsabilidades que he asumido en los 16 años que llevo en la empresa, los conocimientos que tengo y algunos correos electrónicos de clientes en los que valoran y alaban mi trabajo; he llegado a la conclusión de que de vez en cuando hay que hacerse valer, así que he pedido aumento de sueldo y poder hacer teletrabajo alguna tarde, estoy harta de seguir perdiéndome tanto tiempo de la vida de mis hijos, cada día se me hace más cuesta arriba el salir de casa después de comer, sintiendo que no me estoy ocupando de ellos.

Ahora toca esperar una respuesta, a la jefa la ví receptiva, lo cual ya es un punto muy importante a favor, pero ella no tiene la útima palabra, así que veremos. Lo de la subida de sueldo, aunque me sobran merecimientos, lo veo muy difícil, me conformaria con poder hacer teletrabajo un par de tardes a la semana y poder salir los viernes a las 2, en lugar de a las 3, porque esa hora, me descoloca un montón la logística que tengo organizada en casa a diario.

Mañana cumple años mi niño, 11, han pasado muy rápido, o al menos yo lo siento así. Ya es casi tan alto como yo y usa el mismo nº de pie que yo. Afortunadamente aún sigue teniendo corazón de niño y acude a mí en busca de información, respuesta a sus dudas y consuelo a sus miedos. Tiene un carácter muy parecido al mío en muchos aspectos.

Aún no hemos planificado como celebrar su cumpleaños con sus amigos, otros años reservaba parque de bolas o bolera en diciembre, pero este año hasta en eso he estado superada. Él quiere ir al cine, así que es fácil y hay menos complicación de horarios y reservas, este finde lo resolvemos sin falta.

No quiere invitar a ninguna compañera del cole, dice que no quiere que piensen que es su novia, aún se pone colorado cuando se acuerda de la nota con un corazón que encontró en su agenda.