Mis tesoros

Lilypie Fifth Birthday tickers
Lilypie Kids Birthday tickers

jueves, 5 de mayo de 2016

Como en una montaña rusa

Así es como me siento, como si estuviera subida en una montaña rusa, ahora arriba, ahora abajo, ahora rápido, ahora despacio... así va mi vida, a trompicones.

Hace siglos que no escribo en el blog, por falta de tiempo, pero sobre todo por falta de ganas. Han pasado muchas cosas en estos meses, la más crítica que el trabajo de papá que nos permitía un poco de tranquilidad, de horarios y de economía, sólo duró mes y medio. A día de hoy aún no sé que pasó para que lo despidieran y no creo que lo sepa nunca, según mi marido, no pasó nada, no hubo ningún desencadenante, pero no me lo creo.
Tuve con él una bronca, le dije que no se esforzaba, que no ponía todo de su parte...la verdad es que me decepcionó como nunca antes, me defraudó que no le durara este trabajo. Él me dijo que no le apoyaba...la verdad es que no sé que más quiere que haga...yo cada vez le veo más apático por todo, más pasota...no sé, yo me hubiera agarrado a ese trabajo, como a un clavo ardiendo, me hubiera esforzado al máximo...y la sensación que tengo es que él no lo hizo.

Luego ya, poco más, le llamaron para otra sustitución de pocos días y cuando se acabó, volvió a apuntarse a otro curso de estos del paro...también se ha apuntado a una academia los sábados por la mañana para preparar unas oposiciones que se supone van a convocar para final de año...veremos! al menos eso tampoco nos cuesta dinero, porque ha conseguido que se lo paguen sus padres, supongo que se les cae la cara de vergüenza de la situación de su hijo.

Yo he respirado hondo...he contado hasta un millón y me he tomado la situación con filosofía, su humor ha vuelto a estar como el tiempo, unos días con sol y otros nublado, así que yo trato de asumir que me toca vivir una etapa un poco complicada, no como yo la había imaginado. Me consuelo pensando en lo contento que está ahora mi niño en el cole, en que el curso pasado estábamos peor, con la angustia de si tendríamos o no plaza para él.

En eso sí que hemos notado un cambio impresionante, ya no llega la agenda con notas negativas, hasta tenemos notas de felicitación por su esfuerzo en Música, una asignatura que no es la favorita precisamente de mi niño. Tengo que dedicar más de mí en ayudarle con las asignaturas en inglés, pero merece la pena, hemos pasado de suspender Social Science a sacar un Bien, en la 2ª evaluación. También ha mejorado mucho el tema de las amistades, mi niño tiene un grupo de amigos con los que juega en el recreo, le invitan a cumpleaños...de hecho hasta le ha invitado un niño con el que está en una extraescolar. En una palabra, se siente aceptado, no es ni mejor, ni peor, simplemente es uno más.

En atletismo también han ido muy bien las cosas, a parte de que ya no tenemos el agobio de todos los fines de semana, el ambiente es totalmente distinto, se compite, sí, pero sin pisotear al otro, animando a todos, alegrándose por los éxitos del compañero, aún tengo la imagen en mi cabeza de mi hijo abrazado y vitoreado por sus compañeros porque era el único del equipo que se había clasificado para la final de 50 m.l. estaban casi tan contentos como cuando ganaron la medalla de "plata" en relevos.
Me he enterado que hace un mes echaron al entrenador del equipo de fútbol donde estaba mi niño hasta el año pasado, va a ser verdad que el tiempo pone a cada uno en su sitio, los padres se han quejado y la directiva del club ha acabado por "invitarle" a que se marche.

Lo único que no cambiamos este curso fue la catequesis y ya está en marcha el que para el curso que viene vaya a la parroquia del cole, el párroco es el profe de religión de mi niño. Él no se ha quejado, pero la gota que colmó el vaso fue cuando ví como le trataban en una salida que hicieron. La niña nos había traido a casa un virus gastrointestinal, ellos estuvieron mal una noche, y ya, pero los mayores, sobre todo mi madre y yo lo hemos pasado fatal, yo he estado incluso de baja, el caso es que como digo, estaba de baja, al día siguiente ya iba a trabajar y aproveché para llevarle yo a catequesis, la actividad de ese día era ir a alegrar un poco a los abuelos de la residencia de ancianos que hay cerca, Las monitoras les dijeron que se pusieran de dos en dos, en el grupo de mi hijo eran impares y quedó él suelto, la monitora le dijo que se pusiera con una de las parejas de niños, cuando mi hijo se acercó, ellos se separaron y se apartaron de él. Yo lo veía todo desde lejos, él no era consciente de que yo estaba allí. Se me partió el corazón... fui detrás de ellos a unos metros de distancia, sin  esconderme, pero sin llamar la atención. Durante todo el camino le fueron esquivando hasta que mi hijo desistió y fue por su cuenta, solo. Las monitoras les iban agrupando a todos, pero poco más podían hacer.
Al salir fui a recogerlo directamente a la residencia con la excusa de tener que llevar unas cosas a casa de mis padres que está al lado, no podía permitir que se repitiera todo otra vez en el camino de vuelta. Luego en casa lo hablé con él, no le dió mucha importancia...parece como que ya es habitual que no le hagan sentirse parte del grupo, me dió la sensación de que tenía "callo" en la autoestima. Cuando le propusimos su padre y yo cambiarle a la catequesis del cole se le iluminó la cara. De hecho los domingos siempre quiere ir a la "misa del cole", las primeras veces le daba vergüenza, pero cuando vió que sus compañeros le fueron a dar la paz, se animó y ahora es él quien deja el banco donde está con nosotros y va a dar la paz a sus amigos, al cura...

Cómo nos cambia la vida el estar rodeados de unas personas o de otras, de personas que nos valoran y nos aprecian o de personas que nos menosprecian y se sienten mejores que nosotros, haciéndonos sufrir. 
Parece que en el otro cole no estaban muy acertados en su criterio, no es mi hijo el que no se sabe comportar, el que no sabe estar en grupo o jugar con otros niños. El acoso no es cosa de niños más mayores o de adolescentes, desde muy pequeños saben la diferencia entre tratar bien y tratar mal a los otros, la diferencia está en la actitud del profesor, de que le de la impotancia que tiene, no son "cosas de niños".

Por ahora la nena en ese aspecto está por encima del bien y del mal, ella va a lo suyo, parece mentira que con sus 4 años recién cumplidos sabe conseguir lo que quiere, sabe a quien tiene que pedir cada cosa y como pedirla. Su profesora me ha dicho que es muy madura, que se porta muy bien y sabe cuando hablar y sabe perfectamente lo que dice. ¡Menuda es mi pequeña princesa! a su padre lo tiene totalmente ganado, le mira con ojitos tiernos y le dice con vocecilla "por favor y un beso" y se lo da...y ya sabe que lo tiene todo ganado.

Algunas frases suyas para que no se me olviden....
- Día de Reyes, la casa llena de juguetes, cuentos...y me dice, "¿cuándo vamos a casa de los yayos por los regalos?" la digo q no están y me dice, "bueno, no importa, los reyes magos seguro que nos han dejado algo allí también, vamos y lo cogemos." Para ella lo de menos era ver a los yayos, lo que quería eran más cosas!! (Lo último que se de ellos es que mi marido ya no tiene llave de la casa de sus padres, han cambiado la cerradura y no le han dado copia...sin comentarios).
- Depués de tener anginas y sin nada de apetito, me sorprende que no me devuelva en la mochila parte del almuerzo, la pregunto al repecto, ¿te has comido todo el almuerzo?" -"Sí", - "seguro?" - "bueno, un poco yo y otro poco Carla". Al final tuve que hablar con su profesora, porque resulta que la compañera de mi hija es de buen comer y la decía que había que compartir, claro, por cada bocado que daba mi hija, la otra comía dos o tres...¡para colmo tiene intolerancias! vamos, que no hemos tenido un susto ¡de milagro!.
- Hora de la cena, les pregunto que quieren que prepare, "tortilla de patata" dice ella, la digo que es día de diario y no me da tiempo, la propongo tortilla francesa, "no, ¡que esa sabe a huevo mamá!".
- En el cine, viendo la peli de El Libro de la Selva, "mamá, ¿qué es un cachorro humano?"
- Mi madre la dice que ya tiene que dormir sola en su cama, que ya tiene 4 años, "no, porque aún no hemos hecho la fiesta". O sea, que si no hay fiesta, no se han cumplido :-) La hicimos con retraso por el susodicho virus...

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Una navidad diferente

Llevo una temporada que no me dan las 24 horas del día para todo lo que tengo que hacer, en el trabajo y en casa, al menos mi estado anímico es optimista y positivo. 
A nivel laboral, estoy trabajando más en otro departamento y da gusto trabajar con mis compis de trabajo, nos repartimos las tareas y no me siento sobrepasada, la jefa del departamente es encantadora, valora nuestra dedicación y nuestro esfuerzo, nada que ver con el que aún sigue siendo mi jefe...aunque creo que viendo el comportamiento de esta mujer, está espabilando un poco. El compi de mi antiguo departamento, con el que me tengo que turnar para vacaciones, sigue en modo "padre divorciado", es decir, pensando que todas las mujeres somos el demonio y que tiene el derecho a elegir siempre las vacaciones cuando "le toca" estar con su hija...yo procuro llevar la situación con paciencia, con muuuuuuuuuuuuucha paciencia... cediendo cuando puedo, aunque sin dejar que pisotee mis derechos, que yo también tengo hijos con los que quiero estar en vacaciones.
A nivel familiar ha habido muchos cambios desde el verano, y gracias a Dios, todos a mejor. Mi marido lleva con trabajo desde Julio, 5 meses cubriendo una sustitución por vacaciones de una bolsa de trabajo que le llamaron de unas oposiciones a las que se presentó hace como 7 años,  y justo cuando se acabó eso, al día siguiente empezó en una empresa de un antiguo compañero de colegio, un puesto que tiene posibilidades de ser a futuro, relacionado con sus estudios, nada que ver con el estrés de los últimos trabajos, que si no habías vendido x durante la semana, el viernes te echaban a la calle. Y lo hemos notado, su carácter ha mejorado, ya no salta por cualquier cosa, tiene más paciencia, está de mejor humor...eso sin contar que la economía familiar ha mejorado notablemente, lo cual también nos da cierta tranquilidad, no podemos permitirnos el que yo coja jornada reducida, pero quizá podamos hacer hucha para poder cumplir el sueño de mis hijos de ir a EuroDisney cuando mi hijo mayor haga la comunión.
Ahora tenemos rutina, algo que en casa necesitamos, los niños y los mayores, nos levantamos casi a la vez, papá sale antes a trabajar, yo llevo a los peques al cole, papá los recoge, comemos todos juntos en casa y por la tarde se quedan con mis padres, que como siempre están ahí, mientras papá y yo volvemos a la oficina. 
En el colegio todo va como la seda, ninguna nota de mal comportamiento, sí alguna de olvido de deberes ... ¡menuda diferencia¡ estoy muy orgullosa de mi hijo en el cole nuevo, se está esforzando bastante en las asignaturas en inglés, le falta un poco para coger el ritmo de sus compañeros y aún así sólo ha suspendido Social Science, en el resto Notables y Bienes.
La niña ha superado el enfado inicial porque no estaba en clase con su hermano y ha pasado de no querer ir al cole, a no querer irse. Me ha tocado coser para su disfraz de la función de navidad...aunque nada comparado a lo que han trabajado mi madre y mi tía, pero todo mereció la pena al verla bailar y disfrutar en el centro del escenario.
Estas navidades las pasaremos tranquilos, los padres de mi marido vuelven a poner tierra de por medio y se van un mes a Benidorm ... [MODE IRONIC ON] es lo que tiene no llegar a fin de mes... que te puedes permitir esos lujos [MODE IRONIC OFF], no los veo desde Enero, cuando se presentaron un domingo a las 14.30h. a traer una tablet a mi hijo como regalo de Reyes y cumpleaños.
Definitivamente vivimos mucho más tranquilos desde que no están presentes en nuestra vida, han ido algún día a tocar las narices a la salida del cole, pero el marrón se lo ha comido mi marido, que para eso son sus padres...él no quiere cortar la relación, pobre ingenuo, piensa que "aguantando" va a heredar... pero yo he decidido que no tengo porqué aguantar más sus desprecios ... "quien siembra vientos, recoge tempestades" decía mi abuela, y ellos se ven ahora sin nadie con quien celebrar la navidad, he de reconocer que me tiene un poco intrigada que no vayan a casa de los padres del cuñadísimo, supongo que no quieren tener que explicar allí al resto de familia porqué no pasan la navidad con sus nietos.
En nochebuena vendrá el padrino de mi niña, con su hija y su madre, este año también ha sido diferente para ellos, se ha separado de su mujer, otro que también está en modo "padre divorciado" ... este verano le tuve que parar los pies, porque no tenía porqué soportar sus exabruptos y mucho menos delante de mis hijos...lo que quiera decirle a su ex, que se lo diga...pero que no me lo suelte a mí...
También he invitado a mis tíos, la hemana mayor de mi madre y su marido, se han mudado a un apartamento en frente de la casa de mis padres y están encantados, las dos hermanas han recuperado una relación que habían perdido por la distancia y los malos entendidos, da gusto verlas ... cruzan la calle y están una en casa de la otra.
No creo que tenga tiempo de escribir hasta después de año nuevo, que es cuando tengo vacaciones, así que a todos los que paséis por aqui os deseo PAZ, SALUD y TRABAJO para el nuevo año, estos últimos tiempos he comprobado que son los imprescindibles de mi vida. Sin PAZ y sin TRABAJO lo demás (salud, amor, ...) se resiente, y con ellas, el resto de cosas, vienen rodadas.
¡FELIZ NAVIDAD!









martes, 3 de noviembre de 2015

Como de la noche al día

Esa fue la frase con la que resumió mi marido la reunión de principio de curso que tuvimos en la clase de nuestro hijo. Han pasado casi dos meses de curso, pero nosotros notamos los cambios desde el primer día, la organización, la forma de hacer, la forma de actuar de los profesores, del director, del resto de alumnos... todo es tan diferente, que nuestro hijo también está diferente, ya no va nervioso e intranquilo al cole, ya no oigo ese suspiro de ansiedad con el que respondía inconscientemente a mi beso de despedida por las mañanas. Ahora casi se olvida de darme ese beso cuando les dejo a él y a su hermana en madrugadores, la coge de la mano a su hermana y va feliz a ver si le da tiempo a construir un castillo para ella antes de entrar en clase.

En este cole tengo la sensación de que todo fluye, de que los profesores, el director, la secretaria, hasta el AMPA están para ayudarnos, para que nuestros hijos se preparen para el día de mañana, pero sin ponerles trabas e impedimentos, sino allanando el camino, enseñando, pero desde el cariño, desde la comprensión. 

Antes raro era el día que mi niño no traía una nota en la agenda con algún incidente, en lo que llevamos de curso no hemos tenido ningún problema con ningún niño, es más, le han invitado a un cumpleaños. Mi niño es uno más de la clase.

Aquí todo es más fácil... unos ejemplos de ello: el primer día al llegar al patio, en las filas de 3º no sabíamos en qué grupo estaba mi niño, al preguntar a una de las profesoras, no estaba en la lista y mi niño se empezó a poner bastante nervioso, me había pedido que me quedara yo acompañándolo, mientras mi marido iba con la nena a la otra puerta por la que entraban los pequeños. La profesora en ningún momento puso pegas, al contrario, le dijo que no se preocupara, que sería cosas de las listas, que subiera con ella a la clase y que ella se enteraría de en que grupo estaba. Al poco llegó el otro tutor, me acerqué con mi hijo y para nuestra tranquilidad, mi niño, sí estaba en su lista, le dije que era nuevo, y que estaba nervioso.. él sonrió a mi hijo y le dijo que tranquilo, que él era su profesor, la mirada de mi hijo lo decía todo, agarró su mochila y fue detrás de los demás, con la cabeza alta, no con los hombros gachos, como tantas otras veces le había visto.

Con la nena fue más difícil, ella se había hecho la idea de que iría "con su hermano" al cole, que estarían en la misma clase, sentados juntos...así que en cuanto vio como su padre la alejaba en brazos, rompió a llorar desconsolada...así la encontré en la entrada con su papi, mi marido no sabía como consolarla, la cogí en brazos y entré con ella en el aula...ella estaba literalmente colgada de mí, no sabía como soltarla hasta que su profesora la cogió en brazos. La semana de periodo de adaptación, a pesar de no ser obligatoria, otra cosa que hace fácil este colegio, ha sido un tiempo complicado, pero poco a poco ha comprendido que cada uno está en una clase.

Así que cuando en madrugadores vieron como empezaba a llorar cuando su hermano se iba a la otra clase, no complicaron la situación, sino que una vez más, allanaron el camino, los dos hermanos se quedan juntos esa media hora escasa, antes de que empiecen las clases, no hay que hacer fichas, ni colorear...cada niño puede hacer lo que más le guste, jugar, construir algo, leer, pintar... un profesor con una mirada bonachona y tierna, el segundo día ya se sabía sus nombres y los recibía con un buenos días, y un ¿que os apetece hacer hoy?

Algo parecido ocurre a la salida, en este cole hay lo que llaman "continuadores", los papás, podemos recogerlos unos minutos más tarde, lo cual nos facilita mucho a los que trabajamos fuera ... me cuesta arrancarlos de la clase, están jugando a comiditas, o coloreando... y no les apetece irse a casa.

Las mamás del AMPA se merecen un post aparte por su buen hacer, su amabilidad y su eficiencia.

En una palabra, estamos encantados con el cambio de cole, en unos días tendremos las entrevistas personales con cada uno de los tutores de nuestros hijos, que han sido tan amables de ponerlas el mismo día a petición nuestra para que yo sólo tenga que pedir salir un día en el trabajo.

El niño a pesar del handicap que está suponiendo para él las asignaturas en inglés, dado que el cole es bilingüe, está muy motivado, cierto que yo estoy dedicando tiempo a estudiar con él, a hacer los ejercicios con paciencia y recordando mucho de mi inglés, que parece que aún no se me ha olvidado.

Toda nuestra lucha ha merecido la pena.